Dawn es una chica de catorce años a la que le apasiona el mundo de los caballos. Y entonces llegará un misterioso caballo con el que formará una maravillosa amistad y con él llegarán nuevas personas, y nuevas aventuras.

13 de febrero de 2011

Capitulo VII.

Nueve horas. Quedan exactamente nueve horas para entrar por la puerta de otro instituto desconocido. No puede quejarse tanto como otras veces, su prima va a estar ahí, sobre todo porque le cree un "crío pequeño" aunque sólo se lleve  unos meses con ella. Pero, ¿qué pasará si no le cae bien a sus amigos? Ella le ha asegurado que le van a caer de maravilla, pero él no está tan seguro.
También le parece una sandez preocuparse tanto por un cambio de escuela, pero es que ya  lo ha vivido cuatro veces.
Pero recuerda esa sensación que tuvo cuando iba en el coche, esa que le decía que este pueblo era especial, y va a creer en su instinto y también va a creer en este pueblo. Tiene la sensación de que las cosas van a cambiar a partir de ahora, tiene... un presentimiento.
...........................................................................................................................................
Ya está llegando, al campo en el que está su caballo, sin que se diera cuenta nadie, se ha llevado un manzana, ya que sus padres saben que no le gustan las manzanas y le ahogarían en un mar de preguntas.
Ya había conseguido montar en él, pero, ¿conseguiría poder llevárselo a los establos? Sabe bien desde el principio que ese caballo lo han educado y que se escaparía o lo abandonarían, y  no cree que aguante más sólo, sin nadie que le cuide.
Camina entre las hierbas altas, hasta estar en frente de un árbol. Mira hacia la derecha, y ahí está, comiendo entre los pastos.
-Hola Dulce de Miel- su nombre, es por el color del caballo, ese precioso color miel y ese brillo que tiene en el pelo que hace que parezca una estrella fugaz al correr-, ¿te apetece una manzana?- le enseña la manzana y el caballo se aproxima hacia ella para comérsela. Dawn le acaricia dulcemente el hocico, y le sonríe. Parece un sueño. Es más, todo esto sale de los sueños que ha tenido desde hace ya tiempo. Retrocede un poco. Espera, ¿se puede haber escapado? Un caballo dado a la fuga equivale a unos dueños que querrán recuperarle por todo lo alto. ¿Cómo? ¿Puede haber una posibilidad de que no vuelve a ver a Dulce de Miel en toda su vida? No debe de pensar en eso, además, ¿cómo se iba a escapar un caballo tan dócil como él? No, lo habrían abandonado.
-Te juro, que nunca te dejaré Dulce de Miel- saca una pequeña cruz que lleva colgada en el cuello y la besa; después, los dos se van dando un paseo por aquel campo que les unió...
..................................................................................................................................................
Domingo por la tarde, no sabe qué hacer. como la mayoría de los fines de semana. Tiene ganas de quedar con Alyson, pero tampoco quiere parecer un desesperado. Abre la puerta y espera al ascensor. Cuando por fin llega, se monta y baja. Va hasta el portal y de ahí sale con esperanzas de que el aburrimiento se le vaya.
Saca el MP3 y pone música. Se para en una cafetería y pide un café para llevar. Sigue sin energía, y nada mejor que un café para reponerse. De repente nota cómo alguien le golpea suavemente la espalda; se da la vuelta y, ¡no se lo puede creer! ¡Es la misma chica que se encontró en ese restaurante el sábado! Vaya pesada...
-¿Me recuerdas?
-Demasiado...- masculle-, digo, ¡sí, claro! Cómo no acordarme de tí...
-Melisa- dice sonriendo-. Pues yo si que me acuerdo de ti, Mason.
-Tienes buena memoria, qué pena que yo no la tenga- quiere deshacerse de ella en cuanto antes-. Me tengo que ir.
-¿No quieres que te invite a unos churros?
-¿Por la tarde?
-Nunca anochece en el mundo de los churros- esa era la gota que colma el vaso, se inventa una excusa:
-Es que..., me saben mal después del café.
-Pues no tomes más café- el chico, harto de tanta pesadez, acepta.
-Bueno, vale, pero te va a costar bastante si vamos a este restaurante.
-El dinero no es problema- dice mientras saca una tarjeta de crédito de su bolso-. ¿vamos?
-Sí, vamos...

3 comentarios:

Violeta dijo...

me ha quedado otra vez corto, lo siento..., pero es que si no ya estropeo todo el capítulo que viene. bueno, espero que os guste!!1

tres de tres dijo...

estoy deseando leer mas!!! =D
1Bsoo

Inesita Bieber dijo...

Me ha encantado!! Siguee!